Employee Branding y Employee Advocacy: principales diferencias

Diferencias entre Employee Branding y Employee Advocacy

Una de las preguntas que más nos soléis hacer es acerca de la diferencia entre Employee Branding y Employee Advocacy. Lo cierto es que los dos términos son bastante similares porque ambos parten de los embajadores de marca para potenciar los valores y la cultura de la marca en redes sociales.

Sin embargo, existe una gran diferencia entre Employee Branding y Employee Advocacy, y te lo vamos a contar todo en este post. Así que, si eres de los que tenía esta duda, ¡este post te interesa!

¿Cuál es la principal diferencia entre Employee Branding y Employee Advocacy?

Vamos a empezar por definir ambos conceptos.

En primer lugar, el Employee Advocacy es una estrategia de marketing que busca promocionar la marca a través de los perfiles sociales de los empleados.

Por su parte, el Employee Branding pone en el centro al empleado, en vez de a la empresa, a la hora de enfocar cualquier estrategia de marketing, ventas y recursos humanos.

Tal y como recoge el artículo publicado por MITSloan Management Review, el Employee Branding “es un proceso mediante el cual los empleados internalizan la imagen de marca y la proyectan a los clientes, candidatos de trabajo y otros stakeholders”.

Los empleados: la pieza fundamental

Como hemos visto, en Employee Branding y Employee Advocacy los empleados son una pieza clave, lo que nos lleva a preguntarnos: ¿por qué son tan importantes en las estrategias corporativas de la marca?

Independientemente de lo que siempre oímos acerca de que los empleados son la cara visible de la empresa y, por ello, deben representar sus valores y cultura, con el paso de los años los empleados se han convertido en un pilar fundamental en cuanto a la credibilidad, reputación y reconocimiento de la marca por parte del público.

Tal y como ha publicado durante los últimos años el Edelman Trust Barometer, los empleados son, para el público, la fuente de información más fiable y creíble a la hora de hablar de la compañía. Tanto del trato que se le da a ellos y a los clientes como las prácticas que se realizan, gestión de crisis, innovación, etc.

En este sentido, es importante señalar que las redes sociales se han convertido en la fuente de información principal que utilizan los clientes potenciales para informarse sobre los productos y servicios de una empresa antes de realizar la compra. Por otro lado, han pasado a ser un canal de atención al cliente al que acuden quienes se encuentran insatisfechos y no han podido encontrar una solución rápida a través de los canales convencionales.

Actualmente hablamos de una gran fragilidad de las marcas en las redes sociales, que cada vez es más notable, sobre todo, debido a los algoritmos de algunas redes como Facebook, Twitter e Instagram, que recortan cada vez más el alcance orgánico de las publicaciones de las marcas para incentivar el uso de las plataformas de anuncios. 

Tal y como hemos visto, la cada vez más creciente importancia de los empleados y su voz para el mantenimiento de la credibilidad de la empresa, junto con el papel clave de las redes sociales a la hora de garantizar la reputación de las marcas, ha hecho que estrategias como el Employee Advocacy se vuelvan imprescindibles para las compañías.

Y en parte surge como respuesta a la pregunta: ¿cómo aumentar el alcance orgánico de la marca en redes sociales a través de la voz más fiable para nuestros clientes? Pues convirtiendo a los empleados en embajadores de la marca en redes sociales.

El Employee Advocacy en redes sociales

Cuando hablamos de las principales diferencias entre Employee Branding y Employee Advocacy es importante destacar el importante papel que tienen las redes sociales en este segundo concepto clave.

Incluso antes de que existieran las redes sociales ya estaba presente el Employee Advocacy de manera rudimentaria. Por ejemplo, algunas prácticas eran obligar al empleado a vestir un uniforme de la marca, hacerlo hablar con un tono y un lenguaje específico para atender al cliente, regalarles merchandising para que lo utilizasen en su vida cotidiana (un parasol para el coche, unas toallas para la playa, etc.).

Algunas empresas continúan implementando estas políticas corporativas (como las cadenas de comida rápida, por ejemplo), pero el salto a las redes sociales implicó un cambio de paradigma (aunque algunas marcas aún no lo hayan terminado de entender).

El objetivo principal del Employee Advocacy es que el empleado promocione y defienda la marca en redes sociales desde su propia voz. Es decir, cada persona debe ser fiel a sí misma y a su manera de comunicarse.

Como demuestra el Edelman Trust Barometer anteriormente mencionado, el empleado tiene mayor credibilidad a la hora de hablar de la marca, pero es importante destacar que lo importante es su voz, no una voz distorsionada por la propia compañía. Por ello, la marca debe seleccionar qué empleados comunican y se relacionan en redes sociales con un tono, lenguaje y contenidos afines a los valores de la compañía. Aquellos que no cumplan estas premisas simplemente deberán ser apartados del programa de embajadores de marca, pero bajo ningún concepto se les debe forzar para que cambien su comunicación y adaptarse al programa. 

El empleado deberá compartir el contenido de la marca o defender a la empresa de comentarios negativos desde su voz y con su personalidad para que sea creíble. Lo cual no significa que deba ser instruido bajo unas líneas que definen cómo se puede o no hablar de la marca. Es lo que se conoce como Social Media Policy.

¿Cuáles son los beneficios del Employee Advocacy en redes sociales?

Como apoyo a las estrategias de comunicación corporativa en redes sociales, existen tres beneficios claros del Employee Advocacy, como son:

#1 Viraliza el alcance de la marca

Desde que los empleados y colaboradores de la compañía comienzan a compartir el contenido de la marca en sus redes sociales, el alcance orgánico de las publicaciones se multiplica, llegando a todos los contactos o seguidores de cada uno de los empleados que difundan.

Así, las posibilidades de viralización se multiplican y, según algunos estudios, ese contenido es hasta dieciséis veces más atractivo de leer para los usuarios que el contenido que comparte directamente la marca. 

#2 Incrementa la confianza en la marca

Una de las claves del Employee Advocacy es que transforma a los empleados en defensores de la marca, que comparten la visión y misión de la compañía en redes sociales.

Como este tipo de contenidos es compartido por el equipo, que cuenta con más credibilidad para el público, hace que aumente también la confianza en la marca por su parte.

En este sentido, una de las preguntas más comunes es “¿y por qué compartiría un empleado el contenido de la marca en sus perfiles de redes sociales?”.

Existen numerosos beneficios de un programa de Employee Branding para los empleados y, entre ellos, encontramos el que compartir el contenido corporativo les permite:

  • Mejorar su conocimiento sobre el sector.
  • Fortalecer su red de contactos profesionales.
  • Obtener reconocimiento profesional.
  • Mejorar su marca personal.

Todo ello mejora la cultura de la empresa y aumenta la lealtad y el engagement de los empleados.

#3 Mejora el engagement de las publicaciones corporativas

El tercero de los beneficios del Employee Advocacy de los que vamos a hablar hoy ahonda en uno de los grandes quebraderos de cabeza para los departamentos de marketing de las compañías hoy en día: potenciar el engagement de las publicaciones.

En este sentido, ¿sabías que el contenido que comparten los empleados tiene hasta ocho veces más engagement que el que comparte la empresa (aunque se trate del mismo contenido)?

De este modo, el contenido corporativo que compartan los embajadores de marca en sus redes sociales permitirá a las empresas multiplicar su engagement. Además, si en nuestra oferta de contenidos para empleados no les ofrecemos solo contenido corporativo, sino también contenido de valor en función de su puesto e intereses, potenciaremos al máximo nuestra estrategia. 

Así, el contenido corporativo que comparta el equipo en redes sociales, permitirá a las empresas multiplicar su engagement. Además, si mantenemos la regla 20-30-50 en nuestra oferta de contenidos, compartiendo no solo información corporativa, sino incrementando el contenido de valor, potenciaremos al máximo nuestra estrategia de marketing digital.

En definitiva, el Employee Branding supone una gran tendencia para los departamentos de Marketing, Ventas y Recursos Humanos que pone al empleado en el centro de la ecuación, mientras que el Employee Advocacy es una estrategia corporativa en redes sociales gestionada por el departamento de Marketing.

En cualquier caso, Employee Branding y Employee Advocacy se convierten en estrategias fundamentales para potenciar la imagen de la compañía en redes sociales.

¿Has utilizado o tienes previsto implementar este tipo de estrategias en tu compañía? Recuerda que BeAmbassador te permite crear tu propia red de embajadores de marca y viralizar tu marca. ¡Solicita una demo para más información!

Comments are closed.